Pàgines

dimecres, 2 de setembre de 2009

Textos: Fran Lebowitz

Fran Lebowitz es queixa quan escolta música fora de lloc. Aquest és un extracte del seu text, on només he transcrit l'apartat que fa referència a la música en el cinema.
El sonido de la música: basta ya

[...] Lo primero que la música debe entender es que hay dos clases de música: la buena y la mala. La buena música es la que a mí me gusta oír. Y la mala, la que no quiero oir.

Y, para que los músicos comprendan bien la magnitud de su error, propongo lo siguiente: si es usted músico y se reconoce en la lista que doy a continuación, es que es un mal músico.

1.- Música que se oye en los radio-relojes de los otros [...]

2.- Música conectada con los botones de retención de los teléfonos de las oficinas de otros [...]

3.- Música en la calle [...]

4.- Música en el cine
No me refiero a las comedias musicales. Las comedias musicales son películas que te avisan: "Aquí, todo es música. Tómalo o déjalo". Hablo de las películas corrientes que no tienen para con el público semejante cortesía y permiten que la gente vaya a verlas desprevenida, y se vea invadida por un aluvión de sintonías inesperadas.

Son dos los tipos de películas que cometen este tipo de infracciones: las películas de cine negro y las ambientadas en los años cincuenta. Los dos tipos de películas cometen idéntico error de concepto. No saben que las películas deben ser películas. Y consideran que las películas son en realidad discos de imágenes. No han llegado a comprender que, si Dios hubiera querido que los discos llevaran imágenes, jamás hubiera inventado la televisión.
5.- Música en los lugares públicos, como restaurantes, supermercados, pasillos de hotel, aeropuertos, etc. [...]
Vida Metropolitana, de Fran Lebowitz. Tusquets Editores. Barcelona, 1984.